“El silbato anunció la última llamada para abordar el tren. Por unos instantes pensó que tan sólo subirse en él lo impulsaría a un cambio necesario, a voltear la página.

Si se hubiera demorado tan solo unos instantes hubiera emprendido la retirada; pero 6,00AM en punto,  partió a destino. Entonces se dejó llevar por la tersura de un día apenas empezado. Se concentró en el ritmo del viejo fuelle del tren que como un bandoneón lo invitaba a concluir su tango.”

El viaje de la rosa- Novela

SANDRA DEFRANCESCO

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s