Pálido amanecer

Fantasmagórica mañana

Bruma encendida omnipresente

Mirlas encantadas, suspendidas en un canto desperezando mis oídos

Mi sombra danzante, compañera

Yo y mi sombra, perdón, mi sombra y yo

Sentida nostalgia nos convocaba

Arrullo abrigado con retazos de instantes vividos sin sol

SANDRA DEFRANCESCO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s