Instantánea de un cielo danzante, fotograma que compuso una partitura única con mi nombre. Yo en este mundo. Diminuta presencia amparada por el alba equinoccial. “Nació una niña esponja, porosa y sensible. Extraña criatura de un mar azules turquesas ” Se me propuso una experiencia humana en camino yerto. Viajé zigzagueante, buscando pasadizos secretos que me regresaran a mi mundo del silencio. Luché soberbia y altiva, alzando mi espada afilada. Se extinguieron en mis fuegos las fuerzas y resurgió mi ser de sus restos. Busqué en el conocimiento vital, escuchando una voz a lo lejos que me era propia. Fanática en mi camino…de a ratos sintiendo compasión por vivir… Devine en cisne con el tiempo. Bajé mi espada y del corcel blanco. Hoy regreso a mi mundo océano abisal. A un tiempo que no encuentra lugar en esta eternidad en contínuo retorno. Cosecho hasta en terreno yermo, porque de lo estéril también se aprende, porque la experiencia se transforma en sabiduría. Hoy lidero mi existencia y me presento a la luz de un conocimiento tamizado desde mis adentros, para Ser en gerundio. Sandra Defrancesco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s