Ser cautivo de la ausencia, a vos te hablo.
Te perdiste en tus mil máscaras perversas.
Temeroso en la penumbra del olvido transitas sin rostro, deambulando a tientas entre tus sombras que se desvanecen.
Escucho el chirrido de tus cadenas, opacando los latidos de un corazón agonizante.
….y tu orgullo que te abraza te aprisiona
….y tu dolor, que suele ser tranquilizante, se instala para siempre en tu cáscara vacía
…y tu alma que supo estar en el borde del abismo se suicida, mientras yo te miro.
Qué difícil es ser testigo y tener que abandonarte.

Sandra Defrancesco

Fotografía Sandra Defrancesco. Orecchio di Dionisio, Siracusa Sicilia.

Un comentario en “Ente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s