Y sin querer te encontrás en medio de un círculo de silencio, amplificado por los latidos de tu corazón, tus pasos en la hojarasca y el ritmo de tu corazón. Y los sonidos desafinados de las palabras funcionales se apartan Y las necesidades se desvanecen Y te encontrás con vos y tu propia voz Y los silencios dan lugar a la esencia, a la Palabra y al Arte Y es ahí que llega el momento en que salís a buscar a tu niña, tu adulta, tu bruja y tu sabia para emprender el retorno Sandra Defrancesco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s