Tropecé y me caí con las arrugas de mi espera
El destiempo corrió bajo el puente
empalideciendo el color de las cosas que se escapan
para siempre

Después de todo
la inmensidad de una llama vuelve para encenderme sin incendiarme
Y entonces me multiplico en mil caminos

Después de tanto
antiguas chispas permanecen para enamorarme

Después de cuánto
arraso con un pasado silente y traicionero

Y mis pies de ahora son de viento
Y en mis ojos habita el cielo

Sandra Defrancesco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s